Así es la patata frita más picante del mundo (y viene en un ataúd)

Comida para sádicos, aperitivo inexplicable o el mejor piscolabis para tus enemigos. Hoy te contamos cuál es la patata frita más picante del mundo, un snack que se vende solamente por unidades y viene en una caja con forma de ataúd.

Si alguna vez te has preguntado qué sensación se te quedaría en la boca si te comieras un chile o una cucharada sopera de pimienta roja, Paqui Tortilla Chips tiene los ingredientes y la cantidad justa para experimentarlo.

  • Utiliza chiles y pimienta roja; los consumidores son incapaces de terminarla
  • Los compuestos desencadenan calor y dolor ardiente cuando se ingiere
  • Empieza a hacer efecto después de 30 segundos y se va con ácido cítrico

Paqui Tortilla Chips es la solución gastronómica para aquellos valientes que jamás le ponen fronteras a la comida picante. Tan peligroso es su ardiente potencial que ni siquiera se vende en bolsas de 160 gramos como es habitual en este tipo de snacks, sino que se comercializa por unidades individuales.

La compañía Carolina Reaper Madness, responsable de diseñar uno de los chiles más fuertes del mundo, está detrás de esta explosiva creación: la patata más picante que existe, y que la mayor parte de comensales no pueden ni terminar de ingerir.

Temperatura

Para más inri, la patata más picante del mundo viene con un packaging a la altura de sus expectativas: la caja del snack tiene forma de ataúd, una parca ataviada con su guadaña que aporta pistas sobre el sabor del chip y otros motivos decorativos como pimientos con forma de fantasma o calaveras premonitorias para tu paladar sufridor.

El sabor abrasante de estas patatas obedece al ingrediente estrella, el temido Carolina Reaper, cuyos pimientos aportan una dosis extrema de capsaicina, la sustancia responsable del sabor picante. Este compuesto que desencadena una dolorosa y abrasante respuesta en el organismo, pudiendo incluso acabar vomitando o teniendo dificultad para respirar. 

Los sabores de patatas más raros que existen

Pese a que esta insólita patata frita no equivale a comer pimienta roja o chile vírgen, la experiencia puede ser igualmente escalofriante para tu paladar. La sensación abrasadora se produce unos 30 segundos después de ingerir el chip, mientras que el sabor puede perdurar durante un largo período de tiempo.

Carolina Reaper está cargado de capsaicina, un compuesto que desencadena calor y dolor ardiente cuando lo ingerimos. El cuerpo, inclusive, puede responder vomitando o tener dificultades para respirar consecuencia del sabor extremadamente abrasante. Y mientras que comer la patata frita no es lo mismo que comer pimienta roja o chile vírgen, la experiencia puede ser igual de terrorífica.

Los expertos recomiendan contrarrestar con ácido cítrico como el limón o la naranja en lugar de con leche, líquido usado para neutralizar el picante más convencional. Los cítricos son sustancias capaces de eliminar el aceite del chile.

Encontrarás la polémica patata frita en la página oficial de Paqui Tortilla Chips por unos 6,99 dólares por chip o por 59,90 dolares por un paquete de 10. La compañía también alienta a los aficionados a la pimienta a subir fotos o vídeos de sus intentos de terminar el chip a las redes sociales como Instagram o Twitter. Seguramente el yogur, la miel o la leche no basten para amortiguar sus demoníacos efectos.

Esto es lo que opinan ellos en su web: En un mundo lleno de opciones “calientes” llenas de ingredientes artificiales, Paqui se atreve a ser diferente. Creemos que el calor real proviene de pimientos reales y no debe cultivarse en un laboratorio. Desde los picantes tomatillos en nuestros chips Zesty Salsa Verde hasta los pimientos jhokokia picante, más conocidos como pimientos fantasmas, en nuestros chips Haunted Ghost Pepper, tenemos especias para todos. Como creadores del One Chip Challenge, hecho de verdaderos pimientos Carolina Reaper, el calor es lo que mejor hacemos. ¿No nos crees?

Patata frita

Fuente: ticbeat.com

2 comentarios en “Así es la patata frita más picante del mundo (y viene en un ataúd)”

Deja un comentario