Los caramelos hablan y se mueven en el Museo Más Dulce del Mundo

En un mundo que parece anunciar cada día que se acaba, que está harto, que el apocalipsis está cerca, sólo hay una forma de no contagiarse con la desesperanza y la omnibulación, regresar a la infancia. Eso es lo que pretende

El Museo Más dulce del Mundo, iniciativa que llega en marzo a Las Arenas, donde antes estaba situado el museo del Rock, y que pretende hacernos convivir in situ con todo aquello que nos daba alegría y felicidad de pequeños, las chucherías.

¿Cómo hacer que unas chucherías infantilicen a los adultos? Pues convirtiéndolas en gigantes y venga todos a soñar con molinos que son casas de chocolate. Después del enorme éxito en Portugal (Lisboa) y en Brasil (São Paulo y Rio de Janeiro), El Museo Más Dulce del Mundo así a España con nuevas salas llenas de color y diferentes experiencias interactivas, digitales y cien por cien Instagram friendly.

Museo más dulce del mundo

Con más de 12 salas temáticas diferentes, los visitantes podrán sumergirse en una piscina gigante de nubes, subirse en piruletas giratorias y aromatizadas, e incluso, visitar una sala donde el helado cobra vida. “Es un espacio paralelo a la realidad, donde podemos disfrutar de momentos únicos de diversión y felicidad con experiencias que nos trasladarán a nuestra infancia. ¿Quién no ha soñado alguna vez con sumergirse en un mundo lleno de dulces?” dice Carla Santos, creadora del Museo Más Dulce del Mundo.

Helados en el museo del dulce

Los visitantes que se acerquen al Museo Más dulce del Mundo tienen que tener ganas de divertirse, de pasar un rato agradable y sobre todo, de hacer muchas fotos e inmortalizarlo en sus redes sociales.

Si en “Charlie y la fábrica de chocolate” nos enseñó algo es que lo que necesita el mundo es no sólo un poco de imaginación, sino un poco de delirio para creer que la imaginación es posible y que con ella se llega a la luna. 

“Estamos muy contentos de traer el Museo Más Dulce del Mundo a España. Los españoles son divertidos, les gusta disfrutar y en este espacio podrán vivir momentos que les recuerden a su niñez, que les permitan dar rieda suelta a su imaginación y sobre todo, compartir experiencias con sus amigos. Sin duda nos convertiremos en un país más feliz con este museo, por eso nuestro lema es Di Sí a la felicidad” destaca Christian Haltermann, CEO en España de El Museo Más Dulce del Mundo.

La cita será del 26 de marzo al 3 de mayo, de lunes a jueves – de 12 a 21h, y los viernes, fines de semana y festivos – de 11 a 22hrs. La cita después pasará por Madrid.

No hay duda que la única forma de olvidarnos que el mundo se acaba es agigantando el mundo de la infancia pues eso es lo que creíamos que era crecer, que todo lo que nos gustaba creciese con nosotros, desde los helados a las chucherías. Luego resulta que no, que crecer es hacer que todo lo que nos gustaba se convirtiese en cada vez más pequeño. ¡Nooo! Hay que decir basta, hay que reclamar las piruletas gigantes con aromas relajantes.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario